jueves, 27 de abril de 2017

Test "a fondo" de las Aletas Edge de Finis.

ALETAS EDGE, FINIS.

Antes de empezar a hablar sobre las Aletas Edge de Finis, os tengo que decir que son unas aletas que me llamaron la atención desde la primera vez que las vi. Me sorprendió bastante su diseño, con esos dos grandes agujeros en medio, y tenía muchas ganas de probarlas. Ahora llevo ya casi un mes con ellas, usándolas prácticamente a diario, y os puedo contar bastantes cosas sobre ellas.

- Tenia mis dudas de que unas aletas con la superficie de la pala tan grande, y siendo además simétricas, no se chocasen los dos pies al cruzarse durante la ejecución de la patada de crol o de espalda; sabiendo que si sucedía esto, sería muy muy incómodo. Pero después de probarlas a fondo, os puedo decir que no sucede. En ese sentido, son igual de “cómodas” o “incómodas”, que cualquier otras aletas cortas.

- También tenía mucha curiosidad en saber para que eran esos grandes agujeros a ambos lados de cada aleta. Y si se notarían algo al usar las aletas, o si solo tenían una función pseudo estética. Y os puedo decir que estos agujeros son un grandísimo acierto técnico de estas aletas, ya que crean un flujo de agua, que impide que la amplitud de la patada sea excesiva, de forma que nuestra amplitud de patada es casi igual que sin ellas. (Más adelante explico esto más en profundidad).

- La gran superficie de pala que tienen estas aletas, las hacen ser unas aletas exigentes, que cuesta moverlas. Se nota mucho como vas notando el cansancio acumulado, según van pasando los metros, sobre todo cuando haces solo patada de crol. Tienes que realizar pequeños descansos, mucho más frecuentemente que con las palas cortas normales.

- Me han parecido unas aletas con una horma tirando a estrecha. Yo uso un 43-42 en zapatillas de deporte, y tengo las Aletas Edge talla L, que sería para un 42,5 a un 45, y la verdad es que me entran justas, no de largo, sino de ancho. El cuadro de equivalencias de tallas para los 4 modelos de Aletas Edge que tiene Finis, las S, M, L y XL, es el siguiente:

Un poco de historia:

El uso de las aletas en los entrenamientos de natación comenzó hace ya mucho tiempo. Incluso se empezaron a usar las aletas “de buceo” ya que no había aletas específicas para nadadores. Estas aletas eran unas aletas con una pala muy larga, lo que hacía que fuesen muy “agradecidas”, ya que al mover los pies, conseguías una propulsión muy grande, algo impensable sin el uso de estas aletas. Pero tenían un problema, y es que esa gran longitud de la pala, hacían que el nadador ampliase mucho la patada. Al usarlas, se separaban mucho las piernas, había una amplitud de patada excesiva, algo que después no sucedía al nadar crol sin estas aletas. Con lo que se estaban trabajando otro rango de músculos, y otros movimientos distintos a los que luego realizamos al nadar sin ellas, por lo que no era lo ideal.
Esto hizo que se creasen las aletas “cortas”, reduciendo muchísimo la longitud de la pala de las antiguas aletas de buceo. Estas aletas solían ser bastante “duras”, costaba mucho moverlas, y no avanzabas ni mucho menos como con las otras. Ni tanto, ni tan rápido como con las de buceo. Pero el movimiento de la patada, si era similar al movimiento sin ellas.
Ahora FINIS, con sus nuevas aletas “Edge”, ha conseguido ampliar la superficie de la pala, con lo que tenemos que hacer más fuerza para moverlas. Y con esos orificios laterales, ha conseguido que se creen unas corrientes o flujos de agua, que hacen que la amplitud de la patada no se vea aumentado, como sucedía con las antiguas aletas de buceo. Consiguiendo a la vez, una movimiento de patada efectivo y similar usando las aletas que al no usarlas; y unas aletas que realmente se notan, y nos cuesta moverlas, haciéndonos trabajar mucho los músculos de las piernas.
Intentando explicar “las sensaciones”, con las aletas de buceo, dabas la patada de crol normal, y la larga pala de la aleta, te hacia ralentizar esa patada, y te llevaban a abrir mucho más las piernas. Con las aletas cortas, dabas la patada normal de crol, pero apenas se llegaba a notar que llevabas aletas, solo si nadabas solo a patada de crol, o al salir del viraje y solo efectuar la patada. Con las Edge, notas que te cuesta mover los pies, ya que notas que al dar la patada avanzas mucho más, pero las aletas no te llevan a ampliar la patada, ya que notas un flujo de agua que recorta esa amplitud de la patada, esto es debido a los agujeros laterales de las aletas.
Para ilustrar un poco esto que intento explicar con palabras, os cuento que al hacer 500m a patada con las Edge, me supone más o menos, el mismo esfuerzo que unos 800-900m realizados de manera similar, pero con las aletas cortas.
Otro de los grandes aciertos que ha tenido FINIS en estas aletas Edge, es algo que ya hicieron en el modelo de aletas cortas Finis Zoomer Z2, y es que la abertura frontal para os dedos de los pies, la colocan en la parte de abajo.
Las marcas de aletas, no fabrican un modelo para cada número de pie, como se hace en los zapatos y zapatillas de deporte. Sino que se hace un modelo, que sirva para 2 o 3 números de pie. Para ello, se deja una zona abierta donde van nuestros dedos. La mayoría de las marcas, lo colocan en la parte de arriba, de forma que al meter el pie, nos vemos las uñas de nuestro pie. Esto suele provocar muchas rozaduras y hasta ampollas, que suelen ser peores cuanto más justas nos quedan las aletas; claro que si estas no nos quedan justas, y damos patadas fuertes, se nos salen de los pies,...
Finis ya en sus Zoomer Z2, coloco esta abertura en la parte inferior, en el sentido del movimiento de los dedos de los pies, y en la zona menos sensible de estos, la planta. De esta forma evitan esos roces y ampollas que se producen en la otra configuración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario