martes, 17 de marzo de 2015

Uso del Pull-Boy para mejorar tu estabilidad en el nado.

No suele ser muy habitual usar el “Pull-Boy” como herramienta para mejorar el control corporal, pero si se varía la parte del cuerpo con la que se sujeta, puede ayudar a obtener una buena posición del tronco durante el nado. Usar una herramienta habitual de una forma diferente puede ayudar a fijar la técnica del estilo en el nadador. Este nuevo estímulo será una variación divertida al ejercicio común.

El ejercicio a realizar en 4 pasos:
1. Nadar con el Pull-Boy colocado en los tobillos. Este es un ejercicio que se realiza desde hace tiempo, para enseñar al nadador a estabilizar el tronco.

2. Nadar con el Pull-Boy colocado en las rodillas. Este ligero cambio variará el punto de flotación y obligará a realizar ligeros reajustes para mantener la estabilidad del tronco.

3. Cambiar la posición del Pull-Boy, y llevarlo a su posición habitual, entre las piernas. Esto volverá a cambiar el efecto de las fuerzas sobre el cuerpo y obligará a variar el estilo de nado.

4. Variar continuamente la posición del Pull-Boy, pasándolo de los tobillos, a las rodillas y a su posición normal entre las piernas. Realizaremos un largo de la piscina en cada posición, aprovechando el viraje para realizar el cambio.
Claves:
Cuanto más lejos esté el punto de sujeción del Pull-Boy, del centro de gravedad del cuerpo (más o menos situado en la cintura, en la situación del ombligo), mayor será la oscilación que provoque en las piernas y, por lo tanto, la resistencia será más grande. Un buen control de la musculatura abdominal y de la cadera hará que disminuya está oscilación. Y nos ayudara a mejorar nuestra estabilidad en el nado de estilo de crol.


Trabajo específico de fuerza para el tren superior:
Y para el trabajo de “fuerza” con el tren superior, para las ocasiones en las que la piscina donde entrenamos no nos dejan usar las PALAS, o incluso como trabajo específico para simultanearlo con el uso de las palas, está el PULLING ANKLE STRAP. Se trata de una goma elástica que te sujeta los pies, impidiendo poder dar la patada de crol.

Para empezar a usarlo, aconsejo el utilizarla con Pull-Boy, para aumentar la flotabilidad en las piernas, y que estas al no poder moverlas debido a la goma, no se bajen demasiado.
Una frase muy escuchada en las piscinas es a de: “Yo no uso las piernas para nada, para mí son un lastre”. Basta con hacer 25m con la goma, y os daréis cuenta de lo mucho que usáis las piernas, aunque no se las tenga en cuenta.
Como digo, con la goma en las piernas, impedimos el dar la patada, y al no moverlas, estas tienden a bajar su posición, a hundirse. Esto nos dificulta el avance. Además toda la propulsión la llevaremos ahora con los brazos. Lo que hace que se multiplique el trabajo específico de estos. Cuando dominemos este ejercicio con el Pull-Boy, podemos probar si él, y veremos como las piernas se hunden mucho más, adoptando la posición que yo llamo de “alcayata”, y tenemos que hacer mucha más fuerza con los brazos para poder desplazarnos y avanzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario